Logo de Alexander

Mi historia

Siempre he pensado que sin importar de donde vengas, ni las dificultades que tengas, siempre debes de mirar hacia adelante, afrontando cada uno de los retos que la vida te pone en frente, sin bajar nunca la cabeza, soy venezolano y en mi país existe un dicho que me gusta mucho y característica a gran parte de los venezolanos “Pa´ lante es pa´ allá, para atrás ni para agarrar impulso” Lo que significa que por más terrible que sea tu situación, nunca te rindas.

¿Quién soy? Soy un joven apasionado del copywriting que cuando comenzó, tenía una necesidad urgente de dinero, y para sobrevivir se convirtió en redactor de contenidos, sin dejar de aprender en ningún momento las diversas ramificaciones del marketing.

Quiero contarte mi historia, donde en ella quiero hacerte llegar un mensaje en específico, que es ¡Nunca te rindas! Yo nunca lo hice, y gracias a ello hoy estás leyéndome.

Las tres fases en mi vida, que me hicieron ser como soy y llegar a donde estoy

Mi infancia

Alexander infancia

Nací en 19 de diciembre del 1996, siendo hijo único que dos padres increíbles, ambos siendo los pilares más importantes de mi vida (incluyendo a mi esposa) mi infancia fue tan normal como la de cualquier otro, sencilla, feliz y con mucha imaginación.

Al ser hijo único cuando era muy pequeño no contaba con muchos amigos, por lo que desde chiquillo siempre debía relacionarme con otros niños para hacer amigos y no aburrirme nunca, quizás esa fue la primera chispa que creo en mí una personalidad muy activa, divertida y sobre todo confiada.

Tengo déficit de atención, lo que hacía que me costara concentrarme en clases, aunque siempre fui un excelente estudiante, gracias al déficit descubrí donde realmente era importante centrar mi atención, dejando muchas cosas y centrándome en la lectura y los juegos didácticos, que fueron bases para sembrar en mí, lo que soy actualmente.

Mi adolescencia

Alexander Adolencencia

Siendo un joven muy activo y amante a las mujeres, desde siempre se me ha hecho fácil la persuasión, y las palabras eran lo mío, esto me ayudo a tener una adolescencia increíble con muchas historias que contar a mis hijos, con un “don” que es ordenar las palabras como tienen que ir, para que de esta forma puedan generar un impacto en la mente de las personas.

Antes era para conquistar a las chicas, ahora lo hago para generar ventas a mis clientes.

Mi madurez emocional

Alexander Madurez

En Venezuela todo se tornaba muy difícil a eso del año 2016, donde un colega me comenta que está trabajando por internet, que, si quería me enseñaba, acepte y en dos tardes ya estaba trabajando por internet con una plataforma CPC generando unos dólares al día.

Nuestro trabajo era básicamente hacer spam en las redes sociales para llevar a cientos de personas al día, para así conseguir más dinero, por lo que por día llegábamos a más de 1.000 personas, de forma totalmente manual, persona por persona.

Ahí aprendí cómo funcionan los algoritmos en las redes sociales y como burlarlos para hacer spam sin problemas, ya que al final del día, aunque sean algoritmos de aprendizajes rápidos, no son perfectos…

Creamos blogs totalmente poco profesionales, pero con información de calidad, ya ahí estábamos entrando en el marketing sin saberlo, aprendiendo como hablar con personas de diversos países, día tras día, utilizando técnicas de persuasión y demás.

Al cabo del tiempo ya la plataforma no era rentable, yo había adquirido nuevas responsabilidades y toda mi economía estaba cayendo en picada al punto de que todo lo que generaba en un día era para medio comer, paso así muchos meses hasta que alguien me dijo, haz un curso de SEO.

¡Ahí todo cambio! Pero ¿Cómo conseguí ese curso? Debía de caminar día tras día unos 12 kilómetros desde mi casa hasta donde mi tío, de 2 p.m. hasta 6 p.m. para ir descargando poco a poco los cursos, a veces yendo con mi pareja sin comer ¿Fácil? Para nada.

Pasamos semanas yendo todos los días, hasta que tuviese toda la información para entender mejor el SEO ¿Busque el SEO por gusto? ¡No! Tenía necesidad de dinero y ganas de emprender.

Con los únicos ahorros que tenía, lo invertí para crear cuatro webs, mi idea era posicionarlas para ganar dinero con afiliación y Adsense ¿Qué crees que paso? Fracase totalmente, como era de esperarse, un novato difícilmente puede posicionarse cuando ni siquiera sabía hacer una búsqueda competente del sector para conocer a su competencia.

Con el poco tiempo, el hambre y estrés, solo me dieron tiempo para hacer dos webs de distintos nichos, que durante 2 meses no resultaron, aun con más de treinta artículos cada uno nadie las visitaba, pero ¿Por qué? Por muchos motivos, entre ellos era que mi competencia era abismal y tenían mucha autoridad, y yo sin saber de nada seguía creando textos.

Fue ahí, justo ahí donde sin tener comida en la nevera, y días de trasnocho pensé ¿Y si vendo textos para vivir? Fue ahí cuando me hice redactor, hice lo único que para ese entonces sabía, hacer spam, persuadir y crear textos para páginas.

Así nació el redactor que llevo dentro, no porque quería, sino porque necesitaba dinero para comer, y poder salir del hoyo inmenso de deudas que tenía, para así mejorar la calidad de vida de mi pareja y mía.

Ahora ¿Ves porque te dije que nunca te rindas? Esto es tan solo un resumen de mi historia, acá omito totalmente la inflación donde cada día que pasaba los dólares perdían valor dentro del país, la limitación de contar con un lento y limitado internet, sin dejar a un lado que contaba con una PC de la época de comienzo del 2.000.

No existen límites, estos te los otorgas tú.

La pobreza es mental.

Sin importar mi situación nunca me rendí, tenía noches en las cuales solo pensaba mil ideas, y solo tenía 24 h para hacerlas realidad, sin contar que necesitaba conseguir comida para mi esposa, ella era mi prioridad, ella, no yo.

Créeme cuando te digo que esta historia, llena de altos y bajos, al igual que a muchos emprendedores que les habrán pasado en su vida, quizá no tan jodidas, quizás mucho más jodida, pero aun así les pusieron el pecho a los problemas, siguieron adelante y ahora están en la cima.

Recuerda esto siempre que quieras emprender y sientas que fracasaras:

  • Yo no tenía un internet estable ni ilimitado
  • Tenía una PC desactualizada, aún para los cavernícolas
  • Carecía de tiempo para aprender porque necesitaba conseguir comida
  • No tenía un trabajo estable con la cual podría tener dinero para invertir
  • Venezuela, un país totalmente limitado a niveles que no te imaginas

Teniendo esto y más retos, logre emprender sin mirar atrás, actualmente mis proyectos están subiendo a una velocidad que hasta para mí, me impresiona.

Esta es la historia de como yo, Alexander Zapas me convertí en redactor de contenidos, no de cómo me volví copywriter, storyteller ni demás, ya que toda la historia da para un libro.

Espero que con esto puedas conocerme un poco mejor.

¡Ah! Por cierto, soy amante a la psicología, los videojuegos y el hip-hop (Por si querías saber algo más de mí)

Aprovechando tu atención

Si has llegado hasta acá, te invito a colaborar conmigo haciendo clic en el botón de abajo, este botón es totalmente único, no lo verás en ninguna parte de mi web, este botón solo estará para todos aquellos que se tomaron el tiempo para leerme, quiero concerté, tu proyecto, y si quieres colaborar conmigo, desde este botón podrás enviarme un correo personal donde te leeré y responderé.

Clientes satisfechos

Proyectos largo plazo

Clientes fidelizados